23 nov. 2014

SENDERISMO 2014- NOVIEMBRE 23

Segunda salida del grupo en este curso, en esta ocasión hemos optado por recorrer el valle de Cati, saliendo desde Rabosa en el centro excursionista Eldense , parque Daniel Esteve. Un día sombrío y nublado que nos ha venido muy bien porque la temperatura estaba en torno a los 17-18 ºC.
 
  • Con la incertidumbre de si salir a por la ruta o quedarnos en las barbacoas que ya estaban funcionando a la hora de la llegada, nos hemos decidido por lo segundo y hemos atacado el primer repecho que ha sido algo duro para el comienzo pero necesario para tomar altura y ponernos en la marcha hasta llegar al cantal de moro, impresionante mole de piedra que se integra en un bonito barranco de tierra arcillosa con variedad de colores en la misma veta.
  •  
  • siguiendo por la pista forestal vamos encaminado hacia el norte y poco a poco subiendo en altura, divisamos a lo lejos la ermita del Catí que resalta con su resplandeciente blanco  entre el verde de la vegetación y la gran roca de la foradada , pared donde los valientes hacer rappel vertical, nosotros paso a paso vamos subiendo en altura y los cuerpos lo resienten tenemos que hacer paradas para descansar debido al gran desnivel que hay que salvar 
  • retomamos la marcha para afrontar la última parte de la subida a los rasos y nos encontramos con algunas zonas de tremedales con mucha piedra suelta lo que dificulta un poco la subida, al final salvamos todos los obstáculos y el escalón final, con alguna dificultad , para coronar la cima, nos encontramos a 903 m sobre el nivel del mar y hemos padecido un fuerte viento del este algo frio y con bruma lo que no nos ha permitido disfrutar de las bonitas vistas que desde esta altura se pueden apreciar, debido al tiempo hemos tomado enseguida la bajada con el fin de poder tomar un tente píe en mejor zona que en la cima
  •  
    bajamos no sin dificultad el tramo de los tremedales ,despacio pero seguro y nos proponemos tomar algo para reponer fuerza, el frío hace aparición y hay que abrigarse al estar parados, el viento no cesa y las nubes amenazan algo de agua, pero no ha caído nada de nada. Retomamos después del refrigerio la bajada por una ruta distinta a la de subida, en esta ocasión tendremos algo más de dificultad y riesgo pero es muy bonita y espectacular en algunos tramos

  • en la bajada hubo algunos aterrizajes de glúteos pero sin la mayor importancia, el descenso ha sido lento pero intenso, la vegetación muy bonita combinado el pino mediterráneo  , carrascas y mucho tomillo quedando el último tramo de tierra arcillosa hasta bajar el barranco antes de tomar la última subida y que subida, para llegar al punto de partida, este tramos ha sido duro debido al tiempo que llevamos de caminata pero el final estaba cerca y todos han hecho un gran esfuerzo para llegar a relajarse ante una buena cerveza fría y un pincho de tortilla.